Lunes a Viernes: 09:30h. a 13:30h │ 16:30h. a 20:30h│ 967 551 462│ 693 602 694 │ Avda. España, 35

Extracción de muelas, qué debes hacer

La operación consistente en la extracción de una muela no es plato de buen gusto para nadie. Grima, dolor, malestar y pasar un par de días sin poder alimentarse con normalidad no parece que sean aspectos que puedan gustar a alguien. 

¿Qué hacer después de una extracción de muelas?

Si la extracción de la muela ha sido por el procedimiento habitual y no tenía ningún tipo de complicación, la extracción no tiene por qué durar más de 5 minutos. No obstante, la duración puede ser mayor cuando el molar se encuentra en una situación atípica. Sea como sea, después de la extracción de la muela es habitual sentir un malestar suave o moderado que dependerá, a grandes rasgos si había infección en el momento de la extracción o esta se produce posteriormente. Es importante que se sigan las instrucciones que ofrece el dentista o el cirujano.

Una vez que se ha producido la extracción, el odontólogo da al paciente un pedazo de gasa para morderla y así formar un coágulo de sangre. El tiempo recomendable durante el que se debe morder esta gasa es de 20 a 30 minutos. Una vez pasado este tiempo se debe intercambiar la gasa por una nueva. Esta práctica ayudará a aliviar el dolor y evitar que la zona continúe sangrando, ya que puede hacerlo de manera intermitente durante 24 horas después de la operación.

Si durante la operación se ha cortado la encía para realizar la extracción de la muela es muy probable que te coloquen puntos. Dependiendo del tipo de puntos, estos deberán ser retirados por el cirujano cuando la encía haya cicatrizado o se disolverán por sí mismos en un par de días.

Es recomendable que mantengas una posición correcta durante la recuperación. Es recomendable que duermas con la cabeza alzada, con varias almohadas, evitando una posición plana.

Si se produce alguna hinchazón en la zona, es necesario que se use una bolsa de hielo o algún artículo frío para ayudar a controlar el dolor y cualquier tipo de hinchazón. Es necesario que se continúe realizando la higiene dental habitual, cepillándose y utilizando la seda dental pero siempre con mucho cuidado y suavidad en la zona de la extracción.

Una forma de aliviar el dolor y prevenir las infecciones es enjugarse la boca cada dos horas con agua con sal. La mezcla debe realizarse con una taza de agua tibia con media cucharadita de sal.

Los días posteriores a la extracción de la muela será imposible comer alimentos sólidos y calientes ya que son una molestia al masticar. Yogur, gelatina, flanes, helados o sopas y purés a una temperatura muy templada serán perfectos para poder comer algo sin dolor.

Es habitual que el propio medico recete medicamentos y especifique el tiempo durante el que se tienen que tomar estos. Normalmente, la recomendación es tomar ibuprofeno o algún medicamento del mismo estilo para conseguir que el dolor disminuya.

Es muy recomendable evitar:

  • Hacer ejercicio las 24 horas después de la extracción de la muela.
  • Fumar al menos las 24 horas después de la extracción.
  • Tomar bebidas calientes.
  • Comer alimentos con semillas pequeñas ya que se podrán quedar atascados en la zona.